Hace cuatro días el pequeño Rony fue traído al Servicio panamericano sufriendo de un problema respiratorio, por temor a que fuese algo peor el pediatra lo llevo al hospital central de San Pedro Sula, donde le encontraron la astilla de un hueso de pollo en uno de sus bronquios, hoy estamos felices de anunciar que se recupera sin problemas sonriente y feliz con sus padres. (Foto: Rony con su mamá y papá)