Nuestra familia disfrutó del amor y la amistad que sostenemos con el Dr. Tom y su esposa Calle, quienes ya forman parte de la gran familia del SPAS, así como de la compañía del grupo que cada año viaja para contribuir con las mejoras no solo del plantel físico, construyendo bodegas y las gradas del hogar, sino también con nuestra gente. Les agradecemos por hacer de este un día más especial y por entregarnos una parte de su corazón, gracias!